martes, 30 de diciembre de 2014

¿Cómo puedo presentar un melodrama cyberpunk en la Terminal en ubuntu?

Ya en postrimerías de su exilio madrileño, Juan Perón ilustra la necesidad de dos tipos de dirigentes, y cómo nos puede servir la aplicación Hollywood para otorgarnos un vistoso efecto en la Terminal.

Hay dirigentes que son imprescindibles para llevar a buen termino un Gobierno. Tales personajes facilitarán nuestra labor como Conductores, y permearán las necesidades que de todo tengamos. También existen otros dirigentes que sólo sirven para gastar aire.
En un sistema GNU con Linux sucede más o menos lo mismo: nos veremos ante aplicaciones necesarias, casi imprescindibles para el manejo correcto de un sistema, y otras que sólo gastarán Bytes.

Hollywood es una de ellas. Se trata de una aplicación dedicada a abrir toda una serie de programas y ventanas en el multiplexor de terminal Byobu, orientado a mostrarnos una futurística y muy nerd pantalla esstilo "centro de comando nerd".

El efecto, junto con una música acorde, podrá servirnos vistosamente como salvapantallas de terminal, y para poco más.

Para instalarlo, simplemente abrimos una terminal con Ctrl+Alt+T e ingresamos los siguientes Comandos de Organización:

sudo apt-add-repository ppa:hollywood/ppa
sudo apt-get update
sudo apt-get install hollywood
sudo apt-get install byobu


Una vez instalada la paquetería requerida, podremos inciar el multiplexor byoby tipeando:

byobu

...y luego iniciamos la rutina con el comando:

hollywood

Con ello se dará inicio una impresionante muestra incoherente de hacker nerd hollywoodense, bajo la melodía del superespía, para convencernos de estar en un bunker cyberpunk justicialista.

Naturalmente, quien tenga instalado Cool Retro Term verá incrementado el efecto exponencialmente, para conformar una oda a las películas del género.

sábado, 27 de diciembre de 2014

¿Cómo restauro las carpetas del menú Lugares en Ubuntu?

En sus primeros días de exilio panameño, Juan Perón ya ansiaba retornar a la Patria y resolver los problemas que comenzaban a aquejarla por culpa de los militares golpistas. Entre ellos, ya sabía cómo corregir los problemas con las Carpetas del Menú Lugares, en Ubuntu.

(...)
Un buen país es como un buen sistema operativo GNU con Linux: es aquél que puede mantenerse con un mínimo de requierimientos por parte del Conductor. Esto nos permite - aún a miles de kilómetros - digitar los destinos de la Patria a quienes verdaderamente entienden sus vericuetos, aprecian sus secretos, y apelan a la creatividad para extraer lo mejor de sí.
Una ignota camarilla vendepatria no ha hecho más que usurpar el poder, pero no podrán ellos Conducir la República, simplemente podrán direccionar en ciertos casos alguno de los factores productivos. ¿Porqué? Porque el motor de la Patria es el Justicialismo, y mientras ellos tienen el volante y el espejito retrovisor, nosotros tenemos el acelerador, el freno, y el embrague. Es lógico que mantengamos el control.

Un sistema operativo informático se rige más o menos por los mismos principios: ha de ser dominado por su Conductor y no por otro.

Existen - sin embargo - situaciones perniciosas en las que - casi sin querer - nos veremos obligados a enfrentar problemas simples, pese a lo cual se nos dificulte encontrar con su solución. 

Por ejemplo ¿qué sucede si eliminamos por error alguna de las carpetas del menú Lugares en Ubuntu?

Estas carpetas son ya un clásico en nuestros escritorios, pues nos proveen de fábrica con una lógica organizativa sin la cual se nos dificultaría enormemente el trabajo. Dichas carpetas son:
  • Documentos
  • Escritorio
  • Descargas
  • Imágenes
  • Música
  • Videos
  • Plantillas
  • Público, etc. 
Un conductor observador habrá apreciado que estas carpetas de usuario provistas no son como las demás carpetas de sistema, sino que se muestran con un ícono especial característico (que depende del Theme instalado).

configuración
Si cometemos el error de eliminar una de estas carpetas (lo que no causa problemas definitivos al sistema), podríamos volver a crearlas simplemente como se crea cualquier otra carpeta, siempre que lo hagamos antes de cerrar la sesión.

Si no lo hubiésemos advertido y creamos la carpeta en una sesión posterior, veremos que aún creando esta carpeta en nuestro Usuario, esta no volverá a mostrar ícono identificatorio alguno, sino que nos mostrará uno genérico. Aún mas: la mayoría de los programaes emplean por defecto como alojamiento de archivos estas carpetas de usuario, y muchos perderán dicha ubicación, que tendremos que volver a añadir manualmente aún habiendo creado dicha carpeta.

Un ejemplo suele aclararlo todo, como decía Napoleón. Supongamos que heoms eliminado nuestra carpeta /Música.

Esta carpeta es utilizada entre otros programas por los reproductores de música, Clementine, Banshee, Amarok, como carpeta por defecto donde buscar y eventualmente guardar ficheros de música. Si observamos en las Propiedades de Banshee, por ejemplo, veremos que la biblioteca de música de levantará desde la carpeta /Música.

Guardar archivos en...
Verás que pone simplemente:
Descargas

Si eliminamos la carpeta Música, reiniciamos y volvemos a crear dicha carpeta, al buscar o pretender guardar ficheros de música, simplemente el programa nos los volcará en nuestra carpeta raíz de Usuario. Aún asi, si miramos en las preferencias del programa, veremos que sigue diciendo /Música.

¿Entonces que sucede? ¿Porque no los deja en la carpeta /Música cómo hacía antes? 

La razón es bien simple. Al reiniciar sesión o el sistema sin esa carpeta, nuestro sistema operativo GNU con Linux elimina del registro de configuración de Usuario la existencia de dicha carpeta. Los programas que acceden a ese registro ven que la carpeta que ellos esperan no existe, y en su defecto utilizarán la carpeta de Usuario. 

Para arreglar esto hay dos posibles soluciones.

Solución Gorila:
Poner la ruta manualmente. Seguiremos poniendo como ejemplo a Banshee: Guardar archivos en...  /home/usuario/Música

Esto lo tendríamos que hacer con cada programa de música, y ésto no soluciona lo del icono identificativo del contenido de la carpeta ya que seguiría mostrándose como una carpeta normal.

Solución Peronista
:
Consiste en rearmar el registro de configuración para dejarlo tal cual lo teníamos. Para ello abrimos la terminal e ingresamos el siguiente Comando de Organización:

gedit ~/.config/user-dirs.dirs

Al editar ese archivo, veremos en el caso de haber eliminado la carpeta Música, que ésta no se muestra en la lista de carpetas predeterminadas:

restaurar

Como podéis ver este archivo tiene fácil comprensión y tan solo deberemos añadir el nombre de la carpeta que nos falta en la lista y que había sido eliminado automáticamente al no existir...

de Usuario

...volviendo todo a la normalidad como quiso Juan Perón.

El contenido por defecto del archivo es el siguiente:

XDG_DESKTOP_DIR="$HOME/Escritorio"
XDG_DOWNLOAD_DIR="$HOME/Descargas"
XDG_TEMPLATES_DIR="$HOME/Plantillas"
XDG_PUBLICSHARE_DIR="$HOME/Público"
XDG_DOCUMENTS_DIR="$HOME/Documentos"
XDG_MUSIC_DIR="$HOME/Música"
XDG_PICTURES_DIR="$HOME/Imágenes"
XDG_VIDEOS_DIR="$HOME/Videos"

...cuya lista podemos aumentar o disminuir a nuestro antojo.

Acto seguido, y para que todo quede exactamente como antes, arrastraremos la carpeta al panel izquierdo del Nautilus como muestra la imagen. Ya que sino, no se mostrará en el menú Lugares o en otras aplicaciones con ramas similares.

de carpetas básicas

martes, 23 de diciembre de 2014

¿Cómo instalo Google Earth en Ubuntu 14.04LTS de 64 bits?

Como hombre de su tiempo, Juan Perón entendió que en ocasiones debería mirar al mundo para comprender el devenir político de la historia. Y para ello, enseñó cómo instalar Google Earth en Ubuntu 14.04 de 64 bits y superior.

Nota: Este artículo es válido para Ubuntu 14.04LTS Trusty Tahr. Para la versión actualizada para Ubuntu 16.04LTS Xenial Xerus, vea aquí.

(...) Si analizamos el panorama del mundo podremos ver perfectamente como el dominio de las masas populares - en las que los trabajadores constituyen el centro de gravedad - ha ido produciendo en los distrintos países, la desaparición de muchas instituciones pertenecientes a la época de la revolución francesa.
Miremos ahora el panorama de nuestro país. Los grandes partidos que antes concentraban cientos de miles de hombres, en los últimos tiempos apenas llegan a reunir cifras muy inferiores. Las masas de trabajadores saben perfectamente bien cual es la situación dentro del país, y no necesitan ir a buscar inspiración fuera de él.

Pero siempre es necesario tener un ojo puesto en el mundo, aunque sea para otra cosa. Una gran herramienta para ello es la que puede presentar Google Earth, la conocida aplicación para observación terrena.

Ya hace varios años que esta aplicación ptivativa se encuentra disponible para plataformas GNU con Linux. Sin embargo, existen problemas para instalar dicho paquete en los sistemas operativos de versión de 64 bitios, lo que podría ser negativo para el neófito.

Es sabido que los sistemas operativos tipo GNU existen en versiones de 32 bits y las cada vez más extendidas de 64 bits. Esta diferenciación, llamada "arquitectura", responde de  manera básica a cómo está estructurada la gestión de bloques de memoria del equipo en su microprocesador, y hace que el sistema operativo pueda funcionar de una manera más eficiente, con capacidad de manejar cantidades de datos más ingentes. Poco a poco, las arquitecturas de 64 bitios van reemplazando a las de 32, con las cuales son retrocompatibles.

Como Justicialistas, hemos de estar dispuestos no sólo a presentar una solución, sino también una cosmovisión que explique el porqué ha de darse tal situación y no otra.

Pues bien. Vean señores, con el objeto de compatibilizar las aplicaciones de 32 bits con las de 64 bits, durante cierto tiempo se utilizó el paquete ia32-libs, que contenía librerías múltiples de inter-ejecución. A partir de la versión 13.10 de Ubuntu, se dejó de utilizar ia32-libs para favorecer el soporte multiarquitectura (multiarch), capaz de operar tanto en 32 como en 64 bits sin distinción.


Sin embargo, algunos empaquetados de 64 bits (que son realmente aplicaciones de 32 bits) aún dependen de algunas librerías que venían contenidas en el paquete de librerías ia32-libs y por ello no pueden ser instalados tan fácilmente en Ubuntu 14.04LTS o 13.10 de 64 bits.

La aplicación Google Earth es un ejemplo de ellas, y será gorila. Si descargamos el paquete de 64 bits desde la web oficial y probamos instalarlo en un Ubuntu 13.10, 14.04LTS o superior, el Centro de Software nos informará que nos falta la dependencia ia32-libs y se negará a cargarlo.

La forma correcta de instalar un paquete que requiera ia32-libs, es directamente instalar el paquete oficial en su versión de 32 bits. Naturalmente, esto también instalará una serie de paquetes de 32 bits, pero tal es la manera en la cual ha de funcionar la Multiarquitectura.

Aún así, el paquete de 32 bits de Google Earth no soporta multiarquitectura. Por lo tanto, se debe instalar a mano sus dependencias. Para ello abrimos la consola Terminal, e ingresamos los siguientes Comandos de Organización:

sudo apt-get install libfontconfig1:i386 libx11-6:i386 libxrender1:i386 libxext6:i386 libgl1-mesa-glx:i386 libglu1-mesa:i386 libglib2.0-0:i386 libsm6:i386


Tengamos presentes que el :i386 de las librerías anteriores le indican al sistema que busque las versiones de 32 bits de cada uno.

Acto seguido, podremos continuar la instalación de Google Earth desde la Terminal. Lo haremos descargando el paquete de 32 bits e instalándolo, con los siguientes comandos de Organización:

cd ~/Descargas

wget http://dl.google.com/dl/earth/client/current/google-earth-stable_current_i386.deb

sudo dpkg -i google-earth-stable_current_i386.deb


Es probable que el sistema nos indique algún problema o error por falta de librerías o dependencias, pero se instalarán cuando le ordenemos corregir la falla, con el siguiente comando:

sudo apt-get install -f

Una vez concluido todo, podremos ejecutar el programa. Simplemente abrimos el Dash y buscamos la aplicación Google Earth, que estará en su versión más reciente.

domingo, 21 de diciembre de 2014

¿Cómo optimizo Ubuntu 14.04 para un SSD y un HDD?

Juan Perón planificó la acción de estado que habría de tener un Movimiento Nacional encarnado en el Pueblo, Como tal, nos enseña cómo trabajar de forma óptima en Ubuntu con un disco de estado sólido (SSD) y un disco convencional.

El Justicialismo ha otorgado siempre lo mejor al Pueblo. Si no lo hicimos antes, fue porque una Oligarquía Cipaya no hacía más que dominar las riendas del Estado en pos de un beneficio propio. Nuestra Doctrina, en cambio, privilegia beneficiar al Pueblo con una inacabable lluvia de beneficios sociales, culturales, y la consabida lluvia de Choris al Parquet.

Entre las posibilidades nuevas que podemos festejar cada 17 de octubre se encuentra la de almacenar nuestros datos en los llamado Discos de Estado Sólido, o SSD, que corren con la velocidad de un Studebaker.

Los SSD poseen de disco sólo el nombre; son más bien memorias de tipo flash, capaces de escribirse y leerse con una performance óptima comparada con los discos rígidos de mecánica clásica. A diferencia de los complejos "platos" de los discos rígidos convencionales, los SSD carecen de partes móviles que lo enlentezcan, y por ello son mucho más veloces en lo que hace a su acceso no secuencial. El aumento de velocidad de lectura es tan apreciable, que notaremos que es típico para un equipo iniciar y arrancar su sistema operativo GNU con Linux en menos de lo que canta un gallo.

Tal es el aumento de desempeño en lectura, que hoy ya se convierte en la opción ideal para mejorar un sistema de computación, atendiendo de que el mismo tenga conexiones de discos SATA. Sin duda el SSD aumentará el desempeño de trabajo general más que cualquier otra mejora de microprocesador o memoria que le hagamos. Por ello, es la opción que - dado el costo en reducción de los dispositivo - recomiendo para todos los peronistas con equipos de escritorio que quieran mejorarlos sensiblemente.

Para que un SSD dé lo mejor de sí y nos proporcione años de buena performance sin errores, debemos hacernos prácticos en seguir ciertas conductas militantes. Algunas de ellas pueden replicarse también en los discos rígidos convencionales, y otras no.

a) Usar el disco SSD en modo AHCI.
Como primera medida siempre será útil configurar nuestra BIOS para que el controlador de discos ATA funcione preferentemente en la modalidad AHCI, salvo necesidad contraria.

Por defecto, los controladores de disco de los equipos actuales operan en el modo IDE, y eventualmente en el modo de "autorrespaldo redudante" o RAID (especialmente en servidores críticos).

La modalidad AHCI es la recomendada para los usos convencionales con discos modernos (SDD y HDD). Para modificar esta modalidad de operación, hemos de ser peronistas e ingresar a la rutina de configuración de la BIOS/UEFI) sistema (usualmente presionando varias veces la tecla Supr mientras se enciende el equipo). Una vez que se nos presente la pantalla de configuración de la BIOS, buscamos la opción Avanzados (Advanced Peripherals o Advanced Parameters), y en el apartado de Controlador de Disco o Modo SATA (Disk Controller Mode o SATA Mode) escogemos la opción AHCI. Conforme hayamos realizado este paso, salimos de la configuración del BIOS guardando los cambios realizados (Exit Saving Changes).
b) Reinstalar el sistema operativo particionando entre un disco SSD y en un HDD.
El paso anterior será suficiente si contamos con una única unidad de almacenamiento para nuestro GNU con Linux, y la misma es un disco de estado sólido.

Pero ello no es lo ideal, al menos en la situación actual, pues existen algunos inconvenientes que debemos prever, limitaciones que podemos querer tener en cuenta a la hora de planificar la instalación de nuestro Linux:

Una de ellas es que los sistemas de archivo actuales (los FAT o NTFS de algunos sistemas operativos privativos, o los EXT2, favorecidos por el sistema GNU) están pensados mas que nada teniendo en mente las características de los discos rígidos convencionales. Si bien los modelos recientes no sufren tanto este aducido problema y deberían permitirnos contar con almacenamiento al menos por unos 10 años de trabajo, la tecnología es relativamente reciente y no podemos asegurar un correcto funcionamiento. Todos sabemos que a Seguro se lo han llevado preso, y varias veces le dieron goma. En particular, debemos considerar que los SSD sufren un relativo desgaste al escribir la información en los racimos de memoria que componen su parte activa (no así en el proceso de lectura).

Afortunadamente, en un sistema GNU con Linux esto se ha previsto. En la actualidad suele darse el caso que ya contemos con un disco rígido convencional instalado en nuestro sistema, al que podremos darle un uso excelente y compensar el inconveniente descripto anteriormente.

Durante la instalación modificaremos la estructura de discos para presentar la opción menos riesgosa y más adecuada como opción de almacenamiento. Podremos practicar estrategias que privilegien el uso del SSD en funciones de sólo lectura, mientras que en disco rígido convencional se concentran la mayoría de las funciones de escritura de datos.

¿Cómo hacemos esto? Los sistemas GNU con Linux disponen de la posibilidad de estructurar su árbol operativo en una única partición o en varias particiones diferentes, distribuidas a lo largo de uno o de múltiples discos de distintas velocidades. De esta forma contaremos con el directorio raíz ("/") del sistema operativo, la mayoría de los programas de ejecución y sus librerías directamente en el disco SSD (de lectura ultrarrápida).

En el otro disco convencional dejaremos los directorios de sistema /tmp, y /var (directorios usados "de fábrica" para almacenar archivos de uso temporal en sesión y aquellos que cambian repetidamente), así como la carpeta /home (alberga los contenidos del usuario, sus documentos, música, videos, etc). Estos datos no suelen ser leídos tan a menudo ni es crítica su lectura a gran velocidad, por lo que prácticamente no notaremos diferencia al leer datos desde aquí.

Indudablemente, un Conductor de GNU Linux experimentado no tendrá problemas para reestructurar esta configuración con posterioridad a la instalación del sistema, y al vuelo, armando las particiones con fdisk e indicando en qué unidades de disco y sus correspondientes particiones se almacenarán las carpetas del sistema operativo, todo ello mediante la edición del archivo /etc/fstab.

Sin embargo, en la vida sucede lo mismo que en la Política: no todos son Conductores. La Masa habrá de hacer esta planificación a la hora de instalar el sistema, en el paso de asignación de disco. Os explicaré de manera sencilla cómo hacerlo.

En lugar de instalar todo el sistema operativo (en este caso, Ubuntu 14.04LTS de 64 bits) en una única partición y en un único disco, durante la instalación deliberadamente escogeremos instalación personalizada, y lo dividiremos en dos: una parte para el SSD y otra para el disco rígido convencional.

En primer lugar utilizaremos el disco rígido de estado sólido. Debemos buscarlo de acuerdo a su marca y modelo, en la lista. En este ejemplo, se trata de un  dispositivo Kingston V300 nomenclado como /dev/sdd. Elegimos dicho disco, y presionamos el botón "Nueva Tabla de Partición", lo cual nos permitirá crear nuevas particiones en el disco vacío. Luego presionamos el botón "+" y sumaremos una partición completa (si es que queremos utilizar todo el SSD para el sistema Ubuntu).

Se abrirá un cuadro que nos permite elegir el tipo de partición. Debemos tildar Primaria. Podemos tildar "Al comienzo del espacio" para que comience desde el inicio de los sectores de trabajo del SSD. Técnicamente, durante la instalación debemos asignar mediante el desplegable que punto de montaje será la raíz del sistema operativo (indicada con "/"), y como formato le indicaremos "EXT4".
También deberíamos indicar que es la partición del SSD es la de arranque ("Boot") si no tuviésemos otros sistemas operativos. De esta manera, el instalador cargará en nuestro disco de estado sólido el arrancador de sistemas operativos, el GRUB.

Normalmente, la partición ocupará así todo el disco SSD. Allí se montará (instalará) la estructura raíz ("/") del sistema operativo, con las rutinas de arranque, el kernel, los directorios de operación con los binarios de los programas centrales y de las aplicaciones grandes, los controladores de dispositivo, las librerías, etc. La carga de estos datos en el SSD en lugar de un disco rígido convencional, aumentará unas diez veces el arranque y ejecución de lectura del sistema.

Como referencia, tengamos presente que Ubuntu 14.04 y un muy buen compendio programas, se puede instalar en 15 Gb de espacio para su unidad raíz, pero os recomiendo al menos unos 35 GB para estar tranquilos. Tengamos presente que si quisiéramos que quedase espacio disponible para otro sistema operativo en el SSD, debemos reducir el tamaño para que no ocupe el total del espacio disponible.
Acto seguido, hemos de configurar el disco rígido convencional (en este caso un batallado Western Digital de 320Gb), para que contenga cuatro particiones, que serán las que sufrirán mayores procesos de escritura.

Por el procedimiento anterior, realizaremos una primer partición que ocupará - por ejemplo - el 70% del disco, y ella montaremos la carpeta /home en formato EXT4 (aquí se almacenarán los datos propios de los usuarios del sistema, documentos, música, videos, archivos propios de configuración, correos electrónicos, etc). Adicionalmente crearemos dos particiones con el 10% del espacio cada una (también en formato EXT4). En ellas montaremos las carpetas de sistema /tmp (para los archivos temporales utilizados diariamente) y la carpeta /var. En el porcentaje restante podremos asignar una partición de intercambio (obligatoriamente en formato SWAP), la cual se usa en ciertos casos para suplir a la memoria RAM principal. La cantidad de espacio adecuado para la partición de intercambio SWAP será el del tamaño de nuestra memoria RAM.
Naturalmente este ejemplo es válido para un sistema en el que trabaja normalmente un usuario único. Podríamos querer variar las cantidades de espacio en disco destinado a las particiones exclusivas de /tmp y de /var si varios usuarios hiciesen con regularidad uso del sistema al unísono (a través de múltiples terminales, por ejemplo). Esto podremos variarlo posteriormente por medio del programa GParted.

No debemos dejar sin espacio a los directorios de sistema /tmp y la carpeta /var. Si estas fuesen muy pequeñas podrían ralentizar al sistema; es preferible asignar espacio de más y no encontrarnos con que falte disco después, pues nunca sabremos qué aplicación podríamos correr que requiera crear archivos temporales pesados, o necesidades especiales que requieran un gran movimiento de datos en estas particiones. En este caso he conformado una partición para /tmp de 16 Gb (tengamos en cuenta que esta se borra al cerrar el sistema). Luego continuamos la instalación de Ubuntu normalmente.

Una vez finalizada la instalación, podremos acceder al sistema de forma ultrarrápida. Ya podremos instalar el resto de las aplicaciones que querramos.

c) Eliminar la operación de reescritura de registro para el disco SSD


Otra forma adicional para optimizar nuestro sistema de discos en Linux consiste en desactivar la acción de escritura de registro de tiempo de acceso. Según la misma, el sistema operativo imprime a cada fichero un registro de hora y fecha en la cual fue leído por última vez. En el caso de un disco SSD y salvo una necesidad muy estricta en un equipo servidor, este estampado no es lo más deseable. Lo podremos desactivar fácilmente modificando el archivo de configurarción del sistema de disco /etc/fstab. Para ello abrimos dicho archivo desde la terminal con el editor de texto peronista, el Nano:

sudo nano /etc/fstab

Se abrirá el editor GNU Nano y nos mostrará el archivo.

Debemos buscar una línea que tenga la siguiente topología:

UUID=xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx / ext4 ,errors=remount-ro 0 1

Debemos agregar la variable noatime a todas las particiones de administrador (root) y a las de Linux que tengamos en el SSD (¡con excepción de la partición de intercambio o Swap!). La línea modificada debería quedar así:

UUID=xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx / ext4 noatime,errors=remount-ro 0 1

Una vez modificada, grabamos con Ctrl+o y salimos de Nano con Ctrl+x.

d) Realizar el alineado de bloques de almacenamiento.

En Ubuntu 14.04 (y Mint 17.1) es necesaria la acción del comando TRIM para ajustar los bloques de archivo y asegurar el buen funcionamiento y performance. De lo contrario, el disco, a la larga, se tornará progresivamente en más lento y anquilosado.

La manera más simple es que el sistema realice la acción de ajuste de forma automática. En Ubuntu 14.04 y Mint 17 Ubuntu lo hace a través de un trabajo relegado a través del comando cron que lo realiza una vez a la semana.

Pero nada quita que podamos ejecutar la acción de TRIM de forma manual también. Presionamos Ctrl+Alt+T e ingresamos el siguiente comando

sudo fstrim -v /

Debemos ingresar nuestra contraseña de Conductor, y no se mostrará nada, ni siquiera puntos. El proceso puede tardar un par de minutos, esto es normal. Este comando es suficiente si tenemos sólo una partición de Ubuntu y una partición de intercambio en el SSD. Si tuviésemos las otras particiones en el SSD también, deberíamos indicar:

sudo fstrim -v /tmp 

sudo fstrim -v /var

...etc. Una vez completo el proceso de ajuste, podremos seguir usando el sistema, o asegurarnos, reiniciándolo con:

sudo reboot

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Evaluamos Huayra GNU/Linux 2.2 de 64 bits

El Justicialismo ha otorgado muchos privilegios a nuestross hermanos de Nación: además de los Derechos Sociales de los trabajadores, el justo dispendio en la Ancianidad, ahora también podemos decir que como Movimiento, hemos integrado el primer sistema operativo del país.

Hubo algunos que pensaron que la Argentina dispondría de un sistema operativo libre digitado desde el Estado "el día que las vacas vuelen"... Por suerte hoy las vacas sacaron su brevet.
Así es señores. Este software está dirigido a los únicos privilegiados que son los niños, pero también es factible su uso por todo aquél descamisado que desee probarlo o instalarlo. Como tal, Huayra GNU/Linux es la distribucion oficial del Programa Conectar Igualdad, el plan de informatización de la enseñanza de la República Argentina. Ha sido puesto a punto por el CENITAL y en este momento alcanza una probada madurez operativa. Se distribuye en su versión de 32 bits con las netbooks del plan, y comparte cartel en el disco junto a un sistema operativo oligárquico, en opción de Doble Arranque (efectivamente, se puede escoger arrancar cualquier sistema operativo, priorizando Huayra).

Hemos de saber que el concepto de netbook fue acuñado aproximadamente en el 2008. Según él, la industria prometía al consumo equipos pequeños y más portátiles que las laptops, con consumo reducido, mayor duración energética, y apto para correr aplicaciones "en la nube". Para lograr tal premisa, hubo de dotarse a estas maquinitas con CPUs humildes, nominalmente Intel Atom de 32 bits. El resto también es limitado: discos pequeños, conexión WiFi, un lector de tarjetas de memoria flash, eventualmente dos gigabytes de memoria, y poco más para destacar.

Desde el punto de vista de un mercado viciado por el derroche y el consumismo, se consideró que estas netbooks (sobrecargadas y sobreesforzadas gracias al obsoleto Micro$oft Window$ XP) carecían desde el vamos de la necesaria potencia para ser útiles, y le plantearon una pérdida de preeminencia frente a las tablets y "telefonos inteligentes" táctiles y sus aplicaciones cerradas.

Sin embargo, no debe soslayarse que estas portátiles están concebidas para portar realmente un sistema operativo justicialista y libre, de firma muy reducida y con una alta potencia comparativa. Sólo así será dable que tal equipito erogue la potencia requerida. En el ámbito educativo - además - las netbooks disfrutan de una importante razón de ser, al permitir funcionalidades de creación, trabajo, y estrechamiento fundamental de la brecha digital, que no pueden otorgar otros formatos de equipamiento.

El desempeño de Huayra 2.2 en las netbooks es excepcional, y entre las distribuciones de Linux, diremos que muy bueno, trapeando sin duda cualquier combinación de software privativo que desee cruzársele. Nadie guarda dudas ya que, en una netbook, "la vaca vuela como un Mirage".

Uno de los secretos de la Oligarquía es esconder los éxitos ajenos. Por ello poco se ha hablado de la versión más nueva de Huayra en la arquitectura superior. Hablamos de la potente versión de 64 bits, industrializada para correr en equipos con procesadores multinúcleo, aquellos con ingentes cantidades de memoria RAM. El Justicialismo debe abocarse a lograr la anhelada Argentina Potencia, y por ello en este Segundo Plan Quinquenal, operaremos con Huayra 2.2 de 64 bits.

Vean señores, como la gran mayoría de los sistemas operativos tipo GNU/Linux, su descarga es totalmente gratuita, y se compone en su gran mayoría por paquetes libres. El sistema operativo argentino puede ser usado y probado sin alterar siquiera el sistema preinstalado en cualquier equipo PC. También puede instalarse en ellos de forma permanente, tanto aislado como acompañado por otro sistema operativo.

Si es nuestro anhelo evaluarlo y probarlo, podremos poner manos a la obra de manera simple. La descarga la realizaremos a través de un Torrent o del método convencional de Descarga Directa. Esto nos bajará de internet unos 2,5 GB de una imagen ISO, la cual es una copia en espejo del DVD de instalación. Este fichero ISO se puede grabar directamente como un DVD de arranque, prueba e instalación, o directamente en un pendrive que cumplirá la función de disco de instalación y almacenamiento. Para ello podremos seguir las instrucciones oficiales.

Una vez que tengamos la imagen aplicada a un DVD o a un pendrive como versan las instrucciones comentadas, debemos reiniciar la computadora e indicarle que arranque no desde nuestro disco rigido, sino desde el DVD o el pendrive. Colocamos el pendrive en un puerto USB o el DVD en la lectora de compactos, y reiniciamos. Debemos ver cómo acceder al Menú de Arranque (Boot Menú) de nuestro equipo. Normalmente ello involucra - apenas encendemos el equipo - presionar repetidas veces mientras las teclas F12 u F11, y en equipos más antiguos, F2. Se desplegará un menu con opciones de arranque, dentro de la cual elegimos la que corresponda con las flechas del cursor y presionamos Enter.
Apenas arrancamos veremos la pantalla de arranque de Huayra. Como ya es tradicional en muchas distribuciones Linux, podremos escoger si deseamos arrancarlo para evaluarlo sin modificar nada (opción "Huayra (Live)"), o un modo de arranque seguro.
Tras elegir la primera opción, el sistema arrancará y ya podremos operar la computadora con Huayra desde el DVD o pendrive, sin tener que hacer nada. El arranque de esta forma durará unos tres minutos y mostrará una serie de mensajes técnicos en una pantalla negra. Podremos aprovechar el tiempo para entonar a viva voz la Marcha Peronista. Indudablemente que al instalarse ya definitivamente en nuestro disco rígido, la velocidad de operación de Huayra aumentará considerablemente, y dando inicio en escasos segundos.

Pues bien, una vez iniciado el sistema operativo nos encontraremos frente al Escritorio tradicional de Huayra, denominado MATE. Se nos presentará un tapiz de Conectar Igualdad y se lanzará automáticamente la aplicación de bienvenida "Huayra Primeros Pasos", una simple pero completa introducción orientada a quienes operan por primera vez un sistema Linux. Las instrucciones son simples y con accesos directos, de modo que se pueden seguir los pasos de configuración básica de un usuario y aprender lo necesario para empezar a funcionar como quiso Juan Perón.

Naturalemente que el escritorio se puede modificar, lo mismo que el Theme de íconos, por alguno de los provistos. Dentro de las las opciones encontraremos un theme Camporista, capaz de convertir y adoctrinar a los jóvenes incautos tornándolos en imberbes adictos al Justicialismo. Tambien podremos loguearnos al wifi del establecimiento, ya sea WiFi Social, o de nuestra vivienda.

Para conectarnos a la red WiFi hacemos clic en el ícono de la Miniaplicación de Gestión de Redes, localizado en el panel superior. Debemos ingresar la contraseña de la red, y tras ver moverse el ícono del panadero de Hoayra y si todo va bien, estaremos conectados y podremos usar internet y demás servicios en línea.
En la parte inferior de la pantalla nos encontraremos con el Docky, un lanzador de aplicaciones parecido a aquel provisto con las Mac$ de Appl€. Este lanzador nos permite disponer allí las aplicaciones que favorezcamos, y ya vendrá configurado con algunas. Desde la izquierdo aparecerán los lanzadores directos para las carpetas de usuario, facilitando mucho trabajar con la computadora y mantener todo Unido y Organizado.

El escritorio MATE nos permite trabajar con un adminsitrador de ficheros llamado Caja (extremadamente parecido al Nautilus). Con su ícono de un fichero, es muy sencillo de recordar y trabajar con el para guardar nuestras cosas tanto en red como de forma local. Dentro de él, no tuvimos problemas en reconocer dispositivos USB como discos rígidos externos, pendrives, e incluso un sintonizador de TV digital ISDB-T. Pudimos conectar un proyector de video VGA y auriculares sin problemas alguno (el sonido se apaga automáticamente de los parlantes principales al conectarle los audífonos).

Por defecto, Huayra cuenta con un escritorio doble (dividido en "pantalla izquierda" y "pantalla derecha". Esto se indica en un ícono del panel superior, y se puede conmutar entre uno y otro con la combinación Ctrl+Al+Flecha Izquierda o Flecha Derecha. Sabemos que esto es muy útil a la hora de trabajar convenientemente en una netbook, donde la  pequeña pantallas puede representar un desafío. Al consumir muy pocos recursos, se puede trabajar cómodamente "a dos pantallas" sin sentir lento el equipo, aún cuando vemos TV en una de las pantallas y navegamos en internet en la otra. 

Para navegar la web tendremos al navegador Chromiun (derivado libre del Google Chrome) que funciona adecuadamente. Se puede instalar fácilmente el Mozilla Firefox o su variante completamente libre, IceWeasel.

Huayra viene configurado para teclado español latinoamericano, aquél suministrado en varios equipos ensamblados en el país y en todos los distribuidos en Conectar Igualdad. En nuestro caso, al disponir de un equipo con teclado en español ibérico (existen pequeñas diferencias en la distribución de algunas teclas, y en la existencia de la letra ç). Este caso particular es muy simple para resolver, agregando la distribucuión española y quitando la latinoamericana desde la opción de configuración de teclado (Sistema / Preferencias / Teclado).

Para trabajar con documentos contamos con LibreOffice en su versión 4.3.2.2, la suite Libre que nada tiene que envidiar a Micro$oft Offic€. La última versión está muy lograda y trabaja excelentemente con documentos largos (lo probamos con 10.000 páginas de texto tamaño A4). LibreOffice cuenta con procesador de texto, planilla de cálculo, programa de presentaciones, etc y ya se encuentra establecido. Indudablemente nos permite realizar documentos de todo tipo y totalmente compatibles con los anteriores, así como adoctrinar a los alumnos para combatir sin tregua al Capital.
Las aplicaciones de edición de video se componen por OpenShot, y también se provee un programa para animaciones tipo stop-motion y demostraciones gráficas (usando la webcam por ejemplo) llamado Huayra-Motion. Quien haya hecho el trabajo de "la germinación del poroto" sabe lo útil y divertido que puede ser esto simplemente con disponer de esta herramienta. Para el tratamiento gráfico viene incluido una serie de programas entre los que destacan GIMP  e Inkscape. LibreCAD para hacer planos, y el editor de animaciones tridimensionales Blender (usado incluso en superproducciones de cine). Se completa con muchos otros programas.

Pero no solo está pensado para trabajar puramente como equipo educativo o de oficina. Huayra contempla un excelente programa para la reproducción musical: el Clementine. Con capacidad para armar distintas listas de reproducción, catalogar nuestros MP3, mostrar las letras de las canciones, así como poder organizar fácilmente la música que tengamos y querramos escuchar, nos permite musicalizar completamente nuestra sesión. También podremos utilizar el musicalizador "Tipo DJ" Mixx, ideal para fiestas peronistas.
Adicionalmente contaremos con una excelente rutina de ayuda, un complemento muy útil y bien pensado para quien opera por primera vez con un Linux. La redacción de la misma es de un nivel técnico adecuado para su comprensión y para asistir a la clase de informática. Realmente es uno de los aspectos en los que más se destaca Huayra.

Huayra es una de las pocas distribuciones Linux que vienen con una herramienta de chat para asistencia, la "Ayuda OnLine de Huayra". Se trata de un canal de chat IRC con los desarrolladores, para obtener atención personalizada y resolver dudas, en un gran avance. Además, el sistema cuenta con un foro oficial muy activo y una gran comunidad de usuarios.

Se proveen numerosos paquetes educativos y programación, destacándose el de Simulaciones Interactivas, un desarrollo propio de física y química, para trabajar con moléculas, proteinas, comprender el material genético, etc.

Al distribuirse también en equipos orientados a los educandos de nivel inicial, se ha puesto atención al aspecto gráfico del sistema operativo, puliendo un interesante trabajo de iconografía específica. Los fondos de pantalla se encuentras divididos en series creativas: una colorida sobre regiones del país, otra muy lograda de artes de ciencia ficción argentina, fotografías, la consabida serie del espacio profundo de Debian, etc. Naturalmente, el usuario puede agregar las fotografías que quiera sin limitaciones.

El logotipo de Huayra es un panadero, el cual se ha aplicado a gran parte de los programas, lo mismo que la mascota oficial, la vaquita voladora (la cual también cuenta con un jueguito programado en lenguaje Python y Pilas Engine, que sirve para que los niños se interesen y puedan aprender a programar fácilmente).
Entre las aplicaciones novedosas se encuentra la aplicacion Huayra TDA para sintonizar TDA, con lo cual se pueden recepcionar en ventana o pantalla completa hasta unos 41 canales de forma gratuita (requiere un sintonizador que se entrega con las netbooks o se puede conseguir aparte).
Instalar una impresora de red (ya sea cableada o WiFi) suele ser muy simple con Huayra, simplemente se agrega usando la aplicación de Administración de Sistema y la distribución asignará los controladores. Al estar basado en una plataforma multitarea, los niños pueden ver TV o videos mientras estudian, sin problemas de sobrecarga del microprocesador, empleando el conocido reproductor VLC. Ello no quita que el cerebro se les sobrecargue. ¡Natural!
Es posible instalar Skype 4.3 en Huayra para hacer teleconferencia usando dicho protocolo, pero ello requiere un pensamiento profundo en las consecuencias que tal programa tendrá en nuestras libertades como usuario, al ser regido por Micro$oft. Sin embargo, si fuese imperioso cargar dicho paquete, podrá hacérselo desde la consola terminal, descargando la paquetería para Debian 7.x. Para ello se presiona Ctrl+Alt+T y se ingresan los siguientes comandos de organización

wget http://www.skype.com/go/getskype-linux-deb-32 ;
sudo dpkg --add-architecture i386 ;
sudo apt-get update ;
wget -O skype-install.deb http://www.skype.com/go/getskype-linux-deb ;
sudo dpkg -i skype-install.deb ;
sudo apt-get -f install ;

Tras ingresar nuestra contraseña "a ciegas" se descargará gran cantidad de paquetería necesaria. Luego encontraremos el programa en Aplicaciones / Internet / Skype.

Además de todos programas provistos, contamos con el Centro de Software, con el cual disponemos de una extensa biblioteca de aplicaciones para Linux, con varios miles de programas para todo uso, todos ellos originales, gratuitos y sin virus. Estos se instalan a un solo clic y desde internet, con un procedimiento de instalación uniforme (simplemente se ingresa la contraseña de usuario, y se autoriza la descarga e instalación automatizada).

En apretado resúmen, puede afirmarse con contundencia que Huayra 2.2 de 64 bits opera excepcionalmente bien en los equipos de escritorio que superen unos requerimientos mínimos (Pentium 4 con 2 GB de RAM y 10 GB de disco). En equipos de gran potencia, sencillamente descolla. Está ensamblado alrededor de un núcleo Linux 3.2.0-4-amd64, sumando además una muy buena cantidad y selección de paquetes de software de uso general y educativo.

Como comparación, los sistemas Linux están optimizados frente a los Window$, y permiten hacer más cosas y más velozmente que el mismo equipo con un sistema operativo de Micro$oft. Dicha premisa se repite con Huayra, y es este el motivo que lo hace tan útil entre las netbooks y los equipos de escritorio.

Para instalarlo en nuestro equipo, tanto solo como compartido con otro sistema, podemos hacer clic en Aplicaciones / Huayra / Instalar Huayra en este equipo.